TODAS LAS SEMANAS EN IVOOX Y EN DIRECTO TODOS LOS LUNES A LAS 20:04 EN RADIODESPI.COM Y DESDE ESTE MISMO BLOG
Instagram

sábado, 15 de septiembre de 2012

“JIM WEST”

“JIM WEST”

 De Fernando Gómez para “La Caja Lista”


Oir la melodía de la cabecera ya significaba que a continuación nos esperaban 50 minutos de buen entretenimiento viviendo las aventuras de un agente secreto en el salvaje Oeste. “The wild wild west”, llamada en España Jim West, se convirtió en una serie mítica en la historia de la televisión; una serie a la que recordamos con justificada añoranza.

Jim West era una combinación de  western, espionaje y ciencia ficción con unos guiones que mezclaban con inteligencia la acción, el melodrama y la comedia aderezados con buenas dosis de artes marciales y escenarios a cada cual más sorprendente.



Jim West no estába solo, le acompañaba Artemius Gordon un hombre de conocimientos enciclopédicos y maestro del disfraz. Al servicio del General Grant recorren el Oeste en un tren que posee todas las comodidades, alguna de ellas, paradójicamente, inexistentes en esa época en que suceden las historias. Un tren que obliga a que todos los lugares en que transcurre la acción tengan como nexo común una localidad que cuente con estación ferroviaria. La serie estaba preparada para que pudiera desarrollarse dentro de un marco gótico. Se enfrentan a indios, a autómatas, a esqueletos, a zombies  y en alguna ocasión se convierten en liliputienses por obra y gracia de un científico loco. La serie estaba bien surtida de ese tipo de científicos. Burgess Meredith interpretó el papel de uno de ellos capaz de crear terremotos; aunque el villano por antonomasia fue el Doctor Miguelito Loveless, un enano con un coeficiente intelectual muy superior al resto de los mortales,  personificado por el cantante Michael Dunn, un enemigo tan letal que terminaría enfrentandose a Jim West en 10 ocasiones Y al que acompañaba en los primeros tres episodios un gigante de nombre Voltaire al que daba vida Richard Kiel quien mas tarde se haría famoso por interpretar el papel de tiburón en las películas de James Bond.

En el guión de Jim West, como en las películas de James Bond, con quien mantiene gran semejanza, no pueden faltar las mujeres hermosas ya sean victimas o villanas.

Jim West fue rodada por la CBS de 1965 a 1969 y todos sus capítulos, los 104 que se rodaron, encabezaban el título del episodio con el sugerente “La noche de…”
El papel de Jim West fue interpretado por Robert Conrad.   Conrad, que había sido boxeador, era un atleta que practicaba el kárate, y no quería ser doblado en las escenas peligrosas. En 1984, la prestigiosa revista Black Belt, reconoció a Jim West como la mejor serie televisiva acerca de artes marciales de todos los tiempos, por encima de series como “Kung Fu” de David Carradine o “The green hornet” de Bruce Lee.

No obstante Robert Conrad estuvo a punto de morir cuando en una escena donde se suponía que desde un primer piso saltaba hasta un candelabro, para balanceándose golpear a un bandido, el doble no estuvo en tiempo para absorber el impacto y Conrad caería a toda velocidad estrellándose contra el suelo fracturándose el cráneo.

Para la vestimenta de Jim West no se pensó en la ropa típica de un cowboy sino más bien en la indumentaria de un torero. Conrad años después diría que era muy incómodo tener ropa que interpretar con ropa tan entallada, con la intención de captar al público femenino, ya que se le rompía con cualquier esfuerzo. Teniendo que parar la escena por un indiscreto descosido en el ajustado pantalón. La altura de Conrad era un hándicap por eso ninguna de las actrices que aparecían en los capítulos podía superar el 1,68.

Para el papel de Artemius Gordon se contó con Ross Martin. Martin logró que Artemius Gordon, que en un inicio era secundario, fuera tomando un lugar protagónico. Muchos desconocen que el propio Martin era el que creaba sus propias caracterizaciones. El hecho de que Conrad se arriesgara con las escenas peligrosas propició que Martin no quisiera ser menos y en la filmación del capítulo "La noche del actuario avaro", Martin se rompió una pierna. Ésa no fue la única consecuencia del programa en la salud de Ross Martin ya que éste sufriría un ataque cardiaco durante la filmación de "La noche de fuego y azufre". El médico le recetó descanso con la excepción de la práctica del tenis que consideraba un ejercicio saludable. Once años después Ross Martin moría, irónicamente, en mitad de un set.

En 1969 la serie fue cancelada. No fue a causa de bajos ratings de audiencia sino por una campaña anti-violencia en la televisión. Como significativo de cómo iba creciendo esa violencia dentro de los episodios de Jim West sólo hace falta mirar la cabecera de presentación de las dos primeras temporadas. En la primera, mientras una mujer besa al protagonista con la intención de clavarle un puñal en la espalda pero se detiene y quizá enamorada se retira pensativa a un rincón; en la segunda temporada en cambio el protagonista la noquea de un preciso puñetazo después de haberla besado.  La cancelación de la serie puede considerarse un error puesto que la serie siguió siendo un éxito en todo el mundo, y hoy en día los nostálgicos soñamos con que los 104 capítulos sean repuestos nuevamente.
__

Texto: Fernando Gómez



Fernando Gómez es autor de las novelas:
“El misterio de la Calle Poniente”, “Cero negativo”, “El Vampiro de Cartagena”
y “El esplendor de la mentira” de Huerga y Fierro Editores